17 de abril de 2010

Adoro

Te pido y te re-pido tus lunares,
pero no hallo nada.
Te busco y te re-busco los besos,
pero encuentro mejilla.
Me vendo por tenerte tres instántes.
Y acabo solo,
y queda nada.

Me reconcilio con el consciente
y no me alivia,
ni me sacia.
Me difumino con la pena
pero no siento,
ni padezco.
Me escapo con el silencio
y me abandona
y ya no pienso.
Me encamino hacia el descenso
pero no caigo,
ni tropiezo.

Adoro adivinarte sonrisas,
adoro ver tu brillo como nadie
en esos ojos que sólo yo veo.
Adoro que me muerdas,
adoro que me hieras y que me sanes,
sabiendo que siempre observas.
Adoro que estés.
Muero cuando no estás.