30 de agosto de 2011

Quién sos?

Soy los nervios del perro hambriento
nací del acto más hermoso del hombre
Soy los celos del perro incierto
muerto me hallo si la mujer se esconde

Vengo del lugar más alto de los mundos
y me quedé pequeño para tus dudas
Voy hacia donde cantan tus ronquidos
y me detengo callado cuando terminas

Vivo en las carnes de las plantas huérfanas
resucito en el rocío de su melena
Me acribillan bajo el río de tus vértebras
desciendo las palabras sin cadena

Callo los reproches alcohólicos de las nubes
y colaboro con las mentiras de los bancos
Transijo los caprichos de las noches tristes
y me acojono con la sonrisa de mis espantos

Soy la sed de una tarde lluviosa
nací de la pasión de la ceguera
Soy el llanto de la más hermosa
muerto me hallo junto a tu hoguera.

27 de agosto de 2011

Porque la noche pasa y digo amor

Porque tengo frío en agosto
y me tiritan los huesos sin ti
Porque te llego moribundo
y me despiertas en vida
Porque la noche acaba pronto
pero tú nunca te marchas


Porque el mundo se da la vuelta
y me mantienes en pie
Porque pronuncian otro idioma
y me lo traduces suave
Porque me quedo sin ojos
y me abres los oídos


Porque me cantan baladas tristes
y bailamos tangos calientes
Porque el tiempo se calla
y tú me hablas
Porque la luna se marcha
y tú me la recuerdas


Porque crecen los árboles
y volamos sin techo
Porque yo me detengo
y tú me mueves
Porque yo me asusto
y tú me iluminas


Porque te escucho / te toco
Porque te huelo / te gusto
Porque te miro
y se marcha el frío de agosto


Porque te quiero
Porque la noche pasa y digo amor.

9 de agosto de 2011

Sobre el sol y la luna.

Me despierta siempre el mismo sol de mediodía cansado y embustero. Y ese olor a cigarrillos viejos que perdieron el humo en tu piel. Cambiaría tres madrugones por un poco de brisa nueva. Y esas sábanas que sólo repiten tu nombre. Y ese maldito sol que no me deja olvidar.

Son las cuatro y descuartizo un cogollo triste procurando acertar a mis dedos. Y la sangre cubre la cocina como anoche cubría el sofá. Y esos días fértiles en los que saltas de la sonrisa al llanto sin despeinarte las pestañas. Ahora viene una brisa, pero no trae novedad. Lucho contra mis instintos más perrunos por meterme en la ducha. El afeitado tendrá que esperar, no son tiempos de logros sencillos. Y por el desagüe se escapan mis escamas sin brindarme ni un mísero adiós. Tantos revolcones por las aceras enquistadas de Madrid. Y tantos baños de leche junto a tu vientre. Me disfrazo de mí mismo para salir a la calle sin miedo. Y un buen trago siempre ayuda.

Salgo al mundo real. Cauteloso y callado me aferro a una boca de Metro cercana. Y me siguen sorprendiendo las miradas de la gente. Y sus rostros estrépitos al ver un abrazo sincero. O un beso sin prisa. O un adiós. Me subo al vagón sin rumbo fijo, pero las estaciones me acercan a ti. Y a cada paso que doy, a cada suspiro, la realidad va cogiendo tintes de fantasía. Me acerco a tu hogar y me siento algo más vivo. Puede que sea tu olor o mis costillas que te bailan nerviosas. Y la luna sale y el día se acaba. Me tumbo en tu cama y comienzo a soñar.

4 de agosto de 2011

Porque estás como ausente

Te sigo cuando duermes y me traes tus sueños
y respiras lento, y pronuncias palabras vivas
Dejas un rincón para que jueguen los besos
y juegas con ellos desnuda, y nunca terminas

Cuando te detienes en mi pecho como ausente
y cierras los ojos con llave, y me la entregas
Flor de azabache, devoras mi sueño escondida
y entre tus párpados siembras aquello que olvidas

Te sigo cuando te haces la dormida y te como
Y me comes despacio, y te burlas del tiempo
Mariposa en ayuno, me gritas como callada
y te escucho a lo lejos, y devoro tu cuerpo

Permíteme también que te hable en susurros
tristes como el viento, y furtivos como tú
Eres como la luna, lustrosa y sosegada
Tu mirada es de plata, y tus caricias mi luz

Te sigo cuando duermes y me traes tus sueños
Dulce y turbada apareces en ellos
y un silencio me llama, y tu olor me basta
Sonrisa perenne, si despiertas, perdemos.