30 de enero de 2012

Snow White

Un jueves cualquiera
de una noche cualquiera
decido alargar las cervezas al alba
y me meto en cualquier garito
para alargar cualquier borrachera
y ni mucho menos te esperaba
pero sólo con verte allí estabas
y entre el humo y el postureo
me encontré con tus ojos
y me llamaron
y te seguí
y no los perdí de vista
hasta que encontré tu boca
y me topé con tu sonrisa
y me soñaste y te soñaba
y me sonaba el lunar de tu mejilla
de algún paraíso
de algún sueño
de algún lugar llamado vida

Y una vida y dos y tres
quiero pasarlas contigo
y cerrar mis ojos con tus ojos
y abrirlos con tu mañana
y devorarte el día
y consumir tu noche
y nunca decir adiós
para decir gracias

Un domingo cualquiera
de una estación cualquiera
con un frío de cojones
me encontré con tus manos
y ya nunca perdí el calor
y paseamos por Madrid
y devoramos Madrid
y Madrid te pidió que te quedaras
pero tu tierra te llamaba
y me llamaba
y me fuí

Y no una vida ni dos ni tres
me bastan para olvidarte
para aceptar que ya no estés
y que no puedo raptarte
y se me agota el alma pensándote
y me sobra la palabra amor
si no la comparto contigo
porque quiero besarte
y pasear mi nariz por tu cara
y perder el sentido en tu cuello
y perder el olfato en tu pelo
y que no te marches

Y ya no es un día cualquiera
ni una ciudad cualquiera
ni una mujer cualquiera
desde que lleva tu nombre.

28 de enero de 2012

Beber y follar

Solamente follo cuando voy pedo
y es que sólo soy sincero cuando bebo
y no me juzgo ni me pienso
cuando me encuentro con tus ojos
y me digo porqué coño no
si estás ahí en frente
y me miras
y tu piel brilla entre la noche
y las barbis de uno ochenta y piernas largas
y pechos turgentes
y cabellos dorados
y miradas postizas
y principios postizos
que las den por billetes
que yo me quedo contigo
y te saboreo el instinto
y te devoro la sangre
y muerdo tu cuello
y por fín / besarte.

12 de enero de 2012

Lo que le robó el sol a la noche

No recuerdo la hora exacta
ni la cantidad de grados bajo cero
ni el día de la semana
No soy consciente de cuantas cervezas
me entregaron los hombres de oriente
ni siquiera me acuerdo de tus zapatos
porque tus ojos me atrapaban
porque ese cabello brillaba salvaje
No existían las farolas en Plaza de España
si tú pisabas sus calles
si callabas al tráfico con los labios rojos
y yo me quedaba blanco
al mirarte

No recuerdo el camino andado
ni el número de eses
ni la cantidad de veces que tuviste que llamarme
y esperarme con la capucha puesta
y yo te veía a lo lejos
y no importaba a donde fuese
porque debía ser un lugar cálido
si lo iba a habitar contigo

No me quedó otra que enamorarme de tu cama
y no recuerdo el mundo a sus afueras
y sólo pude pedirte un café
para tomármelo a tu vera
para pintar tu espalda en el olimpo de la belleza
para callar a los dioses hasta que no te besaran
y volverlos mortales lejos de tu piel
y mandarlos a la mierda de un portazo
con un teléfono sin dueño
y un cuerpo de alquiler.

3 de enero de 2012

Confieso que he bebido

Confieso padre que he pecado
cada vez que busqué sus manos
y la encontré ocupada y divertida
restregando su cuerpo a otro cuerpo
y disparé mi última bala oxidada
para acabar con mi vida

Confieso que he sido infiel
cada vez que besé unos labios sin entregarme
o aquella vez que la pensé con mi polla en otras bragas
y esas noches largas esperándola sin apetito
y me comía mi propia mierda entre calada y calada
cada vez que quise ser otro y me olvidé de mí
y me olvidé de vivir si no la tenía conmigo
confieso que he bebido
y he ahogado mis lágrimas en whisky
y las he pintado del color del olvido
cada vez que quise mirarme al espejo
y encontrarme con fuerzas y marcas de carmín
y sólo encontré cicatrices y ampollas
y unas ojeras de aquí a sus rodillas
confieso que he mentido
y me he mantenido sincero

Confieso padre que he pecado
cada vez que sentí su cabello en mi nuca
y atrapé el tiempo en un frasco pequeño
para poder olerla
para poder sentirla
para darme cuerda
cada vez que el infierno me invadía
y sólo quería atarme a sus pisadas
y decirle en una noche todos mis poemas
y estirar la noche hasta el día
y quedarme con ella
y joder con ella
hasta que la luna nos pidiera un trío
hasta que me mirase de nuevo al espejo
y me encontrase solo
con la cama y el alma vacíos
confieso que la he amado
y que nunca dejaré de hacerlo.

1 de enero de 2012

Bailar con ella

Me deslizo entre cubos de hielo
y chupo los culos de los vidrios
como si fuesen su cuello
como si fuese ella la que me bebe
y acepto cualquier ofrecimiento
siempre que sea ilegal o indecente
y me mantengo callado charlando
porque hablo con ellos y nada cuento
porque mis palabras sólo son suyas
y a ella
que se la lleve el viento

Que se la lleve el viento o la corriente
que se la lleve antes de que la alcance
y le diga lo bonitos que son sus ojos
cuando los abre y la luz los dibuja
o cuando los cierra y los imagino
o cuando los abre de nuevo
y me miran
y me miran esperando algo
que se la lleven antes de averiguarlo
porque entonces
la ataré a mi lado / si le abro mis ojos
y le digo lo hermoso de sus caderas
o la dulzura de sus labios mojados
o la manera que tiene de ajustar su cabello
siempre con la misma mano y los mismos dedos
y la misma boca entreabierta
y la misma mirada inocente
que se la lleven antes de vernos
o que nunca se la lleven

Que alguien le pida un descanso
que la noche está acabando conmigo
que mis mentiras me están enterrando
que necesito bailar con ella
y dormir con ella
y hablar con ella
y explicarle el porqué de su sonrisa al verme
y el porqué de mi sonrisa cuando la encuentro
y la razón por la que me quedo de piedra
si ella baila y no baila conmigo
si ella besa y no besa mis labios
si ella ama y no estoy bajo su piel
que se la lleven
que sólo quiero mirarla a los ojos
y decirle una verdad sincera
y bailar pegaditos la noche entera
que se la lleven pronto
o me faltarán las piernas
y me pesarán los brazos
y le daré mi alma al diablo
para que se marche con ella.

Gitanas y lunas

Mira que existen rincones oscuros
no hay otro como mi cuarto sin ti
y me empeño en bajar las persianas
hasta que tú vengas amor
y me ilumines el día y la noche
y me recuerdes el sabor de una caricia
y me tengas en tus brazos
en silencio
mirándonos
mirándonos

Mira que te hablo y te escribo y te pienso
sobre todo te pienso
y me arruino el tiempo esperando
y me arruino el habla callando
cada vez que me miras amor
sólo puedo ser tuyo
sólo puedo ser tuyo

Mira que me miran tus ojos
y no me ven amor
no me ven
mando señales aéreas
y vibraciones de mar
y sonidos de tierra púrpura
calor embutido en vaqueros
deseo bajo disfraz de algodón
y te quito la ropa y la piel
y te quito los huesos y el alma
para besarte mejor amor
para besarte mejor

Mira que la luna es nuestra
contrato firmado en sangre y vino
y vino la luna a tu puerta
y te largaste con ella
y te dejaste el equipaje
conmigo dentro
y te llevaste las pinturas
conmigo ardiendo
y te mojaste en la lluvia
conmigo fuera
y te reíste del tiempo
conmigo quieto
y te marchaste en metro
sin mí

Mira que te gusta cuidarme
y arroparme en la tormenta
y desnudarme en tu vientre
para luego secarme la vida
y ponérmela limpia
gitana dibujada en pasión
tú me cantas lo que nadie se atreve
tú me dices lo que nadie comprende
y me susurras un huracán del Sur
vestido con trenzas del Norte
y me pierdo en tu centro
sobre tu ombligo
y descanso
hasta que vuelvas a buscarme
o a perderme de nuevo.