24 de agosto de 2017

Carta a José María Aznar

Carta de respuesta al ex-Presidente por este artículo:
http://www.jmaznar.es/es/actualidad/843/p-articulo-de-aznar-en-nbsp-the-australian-strong-nbsp-strong-strong-unidos-para-la-accion-strong-p

A la atención del Sr. Aznar:

Espero, si aún le queda algo de conciencia, suponiendo que usted sea humano y alguna vez la tuviera, que entienda la enorme hipocresía que supone apoyar una guerra para desestabilizar un territorio y convertirlo en cuna del yihadismo de la mano de EEUU (
los mismos que después en Siria han armado a rebeldes de Al Qaeda), para luego dar recetas con el supuesto fin de acabar con el terrorismo yihadista. Ése es uno de los "porqués" que a usted, públicamente, poco parecen importarle. Pero sé que es más inteligente que eso y usted en algún momento se habrá dado cuenta de que la desestabilización de Iraq, Siria y Libia ha allanado el camino al nacimiento de grupos (y hasta pseudo-Estados) yihadistas. No hay demasiada discusión sobre estos hechos, pese a que usted quiera desviar la atención. 

En cuanto al "para qué", estoy de acuerdo con usted en que sólo con flores y velas no se va a acabar con esta barbarie. Ese "buenismo" que usted y otros de su ideología tratan de ridiculizar, en forma simbólica es muy poderoso y sirve para unir a toda la gente de bien que rechaza cualquier tipo de violencia (cualquier tipo, incluidas las ocupaciones ilegales de países extranjeros). No es un gesto ni un avance menor para doblegar a esa gente sin pizca de humanidad, capaz de matar a sangre fría (otros matan desde un despacho a miles de kilómetros con drones no tripulados). Pero, efectivamente, no es suficiente. Lo sería si ese "buenismo", esa unión pacífica contra la violencia se inculcase desde pequeños en las escuelas formando ciudadanos libres y críticos, capaces de pensar y de empatizar con el otro, pero creo que eso tampoco le interesa a usted, pues prefiere formar futuros hombres y mujeres competitivos y que no duden en pisarse los unos a los otros para conseguir sus propósitos individuales. Pero la educación en el el respeto a los demás, base de todo ciudadano para que no acabe convirtiéndose en un hijo de puta, no es una solución a corto ni medio plazo. Pese a ello, cuanto antes sembremos respeto y amor entre los más pequeños, antes recogeremos los frutos de una sociedad más justa y con menos odio. 

Pero por aportar soluciones a corto plazo, que podrían ponerse en marcha hoy mismo si hubiera voluntad política real de acabar con el extremismo yihadista, le propongo lo siguiente:
 
- Cortar relaciones e imponer sanciones a los regímenes totalitarios wahabistas y salafistas como Qatar y Arabia Saudí. Y por supuesto no venderles armas ni comprarles petróleo.
 
- Cerrar y perseguir el adoctrinamiento wahabista y salafista que esos países siembran dentro de nuestras fronteras, en territorio español, así como medios de comunicación como Cordoba TV, prohibida hasta en Marruecos y que en España emite con total libertad.

- Diferenciar claramente entre musulmanes (que nos gustarán más o menos sus tradiciones, pero hay que respetar la libertad de culto) e islamistas radicales como los wahabistas y salafistas.
 
- Cerrar las mezquitas wahabistas y salafistas y vigilar (sino expulsar) a los imanes que promueven la ideología wahabista y salafista.

- Y por último, estabilizar la región que usted ayudó a desestabilizar, tratando de reconstruir el Estado Libio como está intentando Macron, coordinando los ataques en Siria contra el ISIS junto con las milicias kurdas y el régimen de Al Assad (que a mí tampoco me gusta, pero peor es el ISIS) y dotando de autonomía al gobierno de Iraq (democrático, sí, pero también devastado, y no hay democracia sin libertad y derechos).


Sé que tanto usted como yo queremos lo mismo: que los hijos de puta no nos maten y nos dejen vivir libres y en paz. Pero lamentablemente sospecho que sus muchos intereses personales e ideológicos le lleven una vez más a elegir un camino que sólo siembre más odio. Espero equivocarme. 




Reciba un cordial saludo.